jueves, 26 de abril de 2012

Uds. contra el mundo


 

Y aquí una reflexión de esas que no tienen mucho sentido porque en realidad sólo refleja mis traumas y neurosis (que por muy pendejas que sean, no dejan de ser  muy mías).

Somos expertos en anotarnos en la libreta de los que ganan. La selección de futbol sub-17 ganó el campeonato mundial el año pasado y no habían pasado ni 24 horas cuando ya se había photoshopeado un billete de 50 pesos con la imagen de la cabeza vendada de Julio Gómez, se habló de la "generación dorada" (ecos del 2005...) y por supuesto todos los locutores, artistas y políticos se subieron al barco. El punto más ridículo que me toco ver fue un programa de tele donde todos traían vendas en la cabeza "pa' celebrar", supongo. Por supuesto, hasta el presidente salió con su frase célebre, porque ahora resulta que un campeonato mundial con límite de edad nos hace un mejor México y ahora somos un "nuevo país". Cosa de la que, a un año de distancia, ni el "preciso" recuerda. Vamos, que ya ni siquiera sirve ese título como pretexto para pistear un rato.

Pero si hay algo en lo que somos aún más expertos es en patear al güey que se viene tropezando. Esos mismos pinches comentaristas que llevaban dos días dando alabanzas al futbol mexicano, a la primer derrota de otra selección, estaban atizándole duro y tendido a un grupo de jugadores "que han hecho el peor papel en la historia...bla, bla". Hecho del que ya tampoco nadie se acuerda.

Esto es algo que se da muy seguido en todos lados, pero me parece que a últimas fechas es cada vez más marcado y eso por culpa de las elecciones que se acercan.  De pronto, parecería que lo “in” es echar mentadas de madre a quienes consideramos los adversarios: 

Por supuesto que ese candidato es un(a) pendejo(a) ratero(a) y por supuesto también que sus seguidores igual son una bola de borregos  y, más aún, aquél que opina que dicha figura pública no es un pendejo es porque no tiene criterio y es un imbécil.

Supongo que todo es más fácil en la cabeza de algunos cuando el mundo es claramente divisible en buenos y malos. Suelo ser marcado de cínico y poco empático y por algo será, pero por lo menos voy a tratar de no dar por sentado que todos los que no opinen como yo son el enemigo a batir.

1 comentario:

Jessica D'Amico dijo...

Yo sigo de la opinion que los medios de comunicacion (todos y en todos paises) ya no saben lo que es ser periodista (osea: objetivo). Solamente se tropezan de extremo a extremo para agarrar la atencion de un publico que tiene la nariz pegada a sus cells. Perdieron su sentido profesional hace poco mas d una decada. /rantover