lunes, 2 de julio de 2007

En el Carlos González y González, última parte

Total que durante el mediotiempo hubo pinchemil rumores y supe como de 10 fuentes distintas que San Luis y Veracruz iban ganando, empatados y perdiendo por goliza. Comenzó el segundo tiempo y atrás de nosotros se colocaron unos fanáticos de los Pumas, o por lo menos eso supongo que eran ya que traían camisas con el logo choco milk.

La tónica del partido no cambió mucho, los Dorados estuvieron atacando, pero realmente sin generar mucho peligro, los pumas nada más despejaban y despejaban y de pronto como que querían atacar, pero tampoco hacían nada interesante.

De pronto empezaban los intentos de cantos de la porra chilanga que estaban del otro lado del estadio "Goya, goya" y todo el estadio los abucheaba como si de verdad les interesara el equipo.

Claramente se veía que los Dorados se estaban desesperando, el Juan (ma)lillo realizó sus cambios y sacó a Hurtado y Begines por Patiño y Blanco. Supongo que quería darselas de ofensivo, pero la verdad es que no cambió mucho el panorama. Los Pumas seguían recibiendo los catorrazos que les daban los de Culiacán, pero nunca con demasiado peligro.

Hasta que Patiño tiró de fuera del área bastante desviado, rebotó en sepa la fregada quien, después en el loco y éste metió el balón a la portería.

¡¡Goooooooooooool!!

Todos (menos los Panchos Panteras de atrás) gritamos, empezamos a brincar con güeyes y fuimos bañados de cerveza otra vez. Pero algo no estaba bien, el loco reclamaba y el arbitro tenía levantada la mano.

¡¡Chiiiiiiiivooooooo!!

-"¿Qué marcó?"-preguntaba el güey del Guamu
-"Fuera de lugar, bien marcado"-dijo el don "viejines", después me enteré que en realidad marcaron mano.

Faltaba poco para que acabara el partido y no caía el gol. Y cada vez las cosas se veían más feas, el Guty quería meter goles con tiros de larga distancia(!) y Guardiola empezaba a perder balones en medio campo.




El reloj ya no caminaba (por regla al minuto 40 ya no debe de avanzar) y había falta a favor de Dorados fuera del área. Frente al balón detenido Guardiola le pegaba una chinga verbal a Patiño y el loco gritaba desde dentro del área "Hey, el tiempo". Se realizó el cobró y el chaparro de Sergio Blanco casi se convierte en el héroe al ganar el cabezazo, que salió pegado a la esquina superior izquierda de la porteria. Es bueno saber que los uruguayos también utilizan el "puta!..." porque se escuchó clarísimo.

No hubo más. Se pitó el fin con un nebuloso empate, uno más, y otra vez los rumores empezaron a correr, pero no duraron mucho, el sonido local confirmó que el marcador en San Luis era 1-0, en contra del los potosinos.

No empezabamos a celebrar cuando volvió a entrar uno o dos minutos después para rectificar que el marcador final había sido 2-1 a favor de los tuneros.

"¿Y ahora?"- me preguntó mi hermana, yo le contesté que ya había valido madre y que iban a bajar.- "mmta, ¿ya? ¿eso es todo?"-Nada más le dije que si con los ojos.

Empezamos a salir del estadio, en silencio, cuando de pronto empezó desde las otras escaleras un grito de apoyo que me pareció de lo más hipócrita: "¡TOMATEROS, TOMATEROS!". El chino Ley estaría orgulloso.

Mis tíos nos recogieron en una de las avenidas cerca del estadio.

-"Te dije que los iban a sacar"-
-"Pues yo dije que iba a venir a ver el último juego, y vine al último"-

Y no se habló más de fútbol en el camino a la casa de mi abuela.

1 comentario:

*Karla* dijo...

No pus wow!!!

Pue spor lo menos cumpliuste tu promesa, fuiste al último partido, jajajajaja, por eos no me gusta el fut y mejor veo el beis, ya se que van a jugar siempr elos mismos equipos en todas las temporadas.

El Cubito dice que se quiere quedar!!
jaja :D