sábado, 19 de noviembre de 2011

Review: Soy Leyenda

El Jueves pasado hice una pendejada que hace mucho no hacía: Me acabé un libro en una sola sentada.

Salí de trabajar justo a la hora requisito y como la pleba más pinta del mundo no estaba en casa gracias a los ensayos de su grupo de danza, decidí buscar qué fregados leer. Eso sin importarme que tenía un montón de láminas de powerpoint por terminar, ni que hay más de 20 libros en lista de espera en mi librero.

Por eso fuí a la librería esa que el mostro asegura es un extracto perverso de mi imaginación y me puse a ver qué chingados había. 15 minutos y ciento trece pesos menos después me llevé a la casa "Soy Leyenda" de Richard Matheson. Aproximadamente a la 1 de la madrugada del día siguiente leía la última línea.

¿Y cómo estuvo la mentada novela?

Pos muy buena. Si no, la habría estado batallando como otras obras de infraliteratura que tengo por ahí (Fundación y Caos, te estoy mirando a tí...)
El libro abre en el futuroso 1976 (se publicó originalmente en los 50s) con el protagonista Robert Neville aguantando el ataque de las criaturas que sólo salen de noche. Esa especie de vampiros solían ser sus vecinos hace menos de un año. 
Básicamente su casa la ha convertido en un bunker que utiliza para sobrevivir de noche soportando los ataques, mientras que los días los utiliza para conseguir provisiones y refacciones para su bunker y para matar al mayor número de vampiros que pueda. 
Esa es su rutina, excepto por esos días nublados en los no puede salir tampoco y los cuales pasa escuchando LPs de música clásica, bebiendo whisky y fumando, pero sobretodo recordando una época mejor y anhelando una vida (¿o muerte?) donde no él no sea el único y solitario sobreviviente de la enfermedad que está matando a casi todos y regresando de la muerte a otros.
El hecho de no tener a dónde ir  lo obliga a tratar de averiguar qué diablos es lo que convirtió a la humanidad en vampiros chupasangre, porque alguna explicación debe haber.
La historia base (virus o algo así ha convertido a la humanidad en monstruos que tratarán de eliminar a un pequeño grupo de sobrevivientes) se ha contado muchas veces en las últimas décadas, de hecho tantas que tiene su propio género: el "apocalipsis zombi". Sin embargo, la historia es sólida gracias a que se basa casi totalmente en desmenusar los estragos físicos y mentales que la soledad causa en el protagonista.
No tiene grandes pasajes literarios y es más bien una escritura directa, hosca y al punto. Tal como es mi estilo.
Para aquellos de mis hipotéticos 4 lectores, como diría Catón, que no sepan el final, sólo les diré que el amarre del final con el título del libro es verdaderamente fregón.

Muchos piyos-piyos

3 comentarios:

Gabriel dijo...

si leí la novela gráfica, hice trampa? =O

Guamu dijo...

Seguramente sí. Porque conociéndote primero leiste un resumen en internet y después brincaste al final a ver si empezabas a leerlo.

Jessica D'Amico (JeDa) dijo...

No me gustó el final :( Pero estaba 100 veces mejor que The Road.